Más del noventa por ciento de nuestras acciones diarias se hacen de manera inconsciente, por medio de un “piloto automático” de nuestro cerebro.